viernes, 21 de diciembre de 2012

El valor de correr

 
Más de un valor podemos encontrar en algo tan sencillo y gratificante como correr...

Espíritu de superación, cuando el primer pensamiento que acude a tu cabeza cuando acabas una carrera, sea el de mejorar el tiempo y las sensaciones para la siguiente.
Constancia y perseverancia, cuando suena el despertador un domingo a las siete de la mañana y te levantas, en lugar de seguir arropado en la cama un rato más, porque tienes que hacer la tirada larga de la semana.
Compañerismo, cuando un compañero de entrenamientos tira de ti en unas series y te anima, y saca lo mejor de ti, mientras corre a tu lado.
Esfuerzo, cuando al acabar la semana compruebas que has completado los kilómetros de rodaje esperados, en busca de tu objetivo.
Voluntad, cuando te planteas y visualizas ese objetivo y empiezas a planificar tus entrenamientos para conseguirlo.
Determinación y motivación, cuando sabes que durante los días de frío y lluvia que se avecinan seguirás saliendo a entrenar.
Ilusión, cuando compruebas que el esfuerzo ha valido la pena, que cruzas la meta cumpliendo tu objetivo, y lo has dado todo para conseguirlo, y una sonrisa se dibuja en tu cara, y también alguna que otra lagrimilla recorre tu cara cuando te abrazas con un compañero de fatiga, que sabe igual que tú lo que ha supuesto el esfuerzo realizado.


¡Dos en uno! Disfrutar de un deporte tan agradable como correr y además poder fomentar una serie de valores que no nos vienen nada mal.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Optimismo = acción


Ser optimista no es pensar ingenuamente que las cosas irán bien por si solas sin necesidad de hacer nada.

Ser optimista es una actitud que te lleva a la acción, a luchar con uñas y dientes por salir adelante de una situación que no te satisface, en un momento dado. Aquí reside el valor del optimismo, en que te lleva a actuar. O quién sabe, quizás sea al revés y sean las personas activas las que disfrutan de un mayor nivel de optimismo (el dilema del huevo y la gallina). En cualquier caso, lo contrario, el pesimismo, nos guía a la inacción, la queja y convencernos de que por mucho que hagamos, todo sequirá igual. Excusa perfecta que nos permite no reprocharnos nuestra actitud y falta de acción.

Merece la pena esforzarse por lo primero. Aunque a veces una sombra de pesimismo me nuble el día, pienso que al final siempre sale el sol.

martes, 25 de septiembre de 2012

Corre Forrest, corre!


Todo pasa demasiado rápido, pero paradójicamente cuando corres, el tiempo tiene otro ritmo. Cuando corro puedo estar conmigo mismo, dedicándome algo de tiempo. A pensar y dar vueltas a las ideas que me pasan por la cabeza, a evadirme y dejar la mente en blanco completamente o a procurar mantener el ritmo, no aflojar y llegar al tiempo que persigo. A disfrutar en definitiva.

Además me sirve para ponerme objetivos, y saber que soy capaz de alcanzarlos. Realizar un plan de entrenamiento y poner los medios para conseguir lo que quiero. Seguir un plan que me permitirá, con dedicación y esfuerzo, alcanzar la meta que me propongo. Superarme a mi mismo.

Corro porque además de ser saludable y disfrutar cuando lo hago, me ayuda a ser mejor persona. Corro porque si no lo hiciese, sentiría que he perdido algo, alguna cosa importante de mi.

Y al terminar de correr, pienso en el siguiente entrenamiento, en la siguiente carrera, en el siguiente reto, en el camino que aún me queda por recorrer.

domingo, 16 de septiembre de 2012

¿Qué harías si...?

 
¿Qué harías si hoy fuese tu último día?

Es una buena pregunta que hacernos cada mañana cuando nos miramos al espejo. Es directa y nos hace recordar algo que casi nunca tenemos presente.

Nunca sabemos que nos espera a la vuelta de la esquina y hemos de ser conscientes de esto y lo que es más importante, ser conscientes de nosotros mismos. Saber quiénes somos, qué queremos, no rendirnos, perseguir nuestros sueños y nuestras metas, sin aceptar un no por respuesta, dando lo mejor de nosotros mismos, sin olvidarnos de que los demás también esperan nuestra mejor versión. Sin enfados, sin malos rollos. Porque nadie nos garantiza que mañana estemos de nuevo aquí para pedir una disculpa, para volver a intentarlo, para hacer aquello que dejamos pendiente para otro momento.

Lo que para cada uno es importante (que no urgente) reclama nuestra atención.
¿Lo escuchas?

jueves, 13 de septiembre de 2012

¡Vuelta al cole!

 
Después de un mes sin dejarme caer por el blog, ya es hora de retomar el ritmo normal y volver a escribir las ideas que durante estos días me han rondado por la cabeza. Así que comenzaré por la última. 

Hacía tiempo que esperaba la publicación en castellano del libro "Why nations fail" desde que leí la reseña del libro en la revista "Finanzas y Desarrollo" . En el libro se argumenta y desarrolla la idea del peso de las instituciones y de la política de un Estado en el crecimiento y el desarrollo económico del país, y en consecuencia de los ciudadanos. Cómo las instituciones pueden estar orientadas a garantizar la libertad de acción de los ciudadanos y su seguridad jurídica o por el contrario, orientadas a favorecer a determinados grupos y oligarquías, lo que genera desigualdad entre los habitantes de un país. Y cómo el peso de la historia es determinante en la manera en que un país elige las instituciones de las que se dota.

Las noticias casi cada día nos ofrecen ejemplos que ratifican esta idea. Sin ir más lejos el asesinato de varios miembros del cuerpo diplomático de EE.UU. en Libia, la extensión a otros países de las represalias por una película en la que se insulta a Mahoma, son un claro ejemplo de cómo la falta de instituciones sólidas y dirigidas a aumentar el bienestar de los ciudadanos son determinantes a la hora de explicar el por qué del retraso de unos países con respecto a otros. Hace poco la primera árabe era un ejemplo de cómo los ciudadanos de varios países se revelaban contra unas oligarquías que habían gobernado durante años de espaldas al pueblo. Lamentablemente parece que en el camino, parte de estos mismos ciudadanos pretenden articular nuevos Estados en los que se sustituye una vieja oligarquía por otra nueva con fuerte calado religioso, en la que sigue existiendo una clara falta de elementos de Estado fuertes y garantes de la libertad y seguridad de las personas, lo que deja paso al dominio de la arbitrariedad, el sesgo y por añadidura el retraso y la falta de bienestar.

Ejemplos no faltarán para ilustrar la idea que se desarrolla en este libro. Buena lectura!

viernes, 10 de agosto de 2012

Compromiso


En lo que hacemos, sin una buena dosis de compromiso e implicación, es difícil que podamos obtener un resultado satisfactorio. Para mi es un elemento clave. Cuando lo dejamos de lado hacemos las cosas casi de forma automática, sin concederles demasiada importancia y con desgana, lo que nos lleva directamente al fracaso o la mediocridad. Cuando existe el compromiso actuamos de forma plena y consciente, poniendo todo lo que está en nosotros, sin que exista espacio para el reproche.
 
Es la falta de compromiso lo que muchas veces nos lleva a actuar por debajo de nuestras posibilidades, a hacer las cosas para cubrir el expediente y no con la intención de hacerlas lo mejor posible, lo que nos conduce a la frustración o la impotencia.
 
Seguro que tenemos ejemplos de cómo actuamos CON y SIN compromiso. Seguro que somos capaces de analizar los resultados en una y otra situación. Seguro que vemos la diferencia de cómo nos hemos sentido con nosotros mismos en ambas circunstancias. Mira a qué conclusión llegas y dime si prefieres dejar o no de lado el compromiso como actitud clave en tu día a día.

martes, 31 de julio de 2012

Buscando arte

 
Es demasiado tiempo el que llevamos sufriendo los efectos de la crisis. Volver la cabeza hacia otro lado no es solución a nada. El método del avestruz no es en absoluto recomendable. Pero bien es cierto que entre tanta mediocridad, tanto escurrir el bulto, falta de responsabilidad y de sentido común con el que nos obsequian dirigentes, políticos, gestores, manifestantes y agoreros, merece la pena desde el punto de vista de bienestar y salud mental desconectar un poco de esa realidad que constantemente se nos muestra y que no sé quién está empeñado en hacernos pensar que es la única, obviando por error o intencionadamente que hay gente que con grandes dosis de ánimo y amor propio busca alternativas a esa realidad que vende portadas y que se empeña, mal que algunos les pese, en sacar adelante un proyecto, una idea, o un sueño.

Y para un profano en el mundo del arte como yo, nada mejor que girar la cabeza en algún momento del día hacia un libro que es una referencia desde hace décadas para todos aquellos que quieren saber alguna cosa más de un mundo que les es totalmente ajeno: "La historia del arte" de Ernst Gombrich. Creo que merecerá la pena ver desde una perspectiva diferente una realidad a la que hasta ahora no le he dedicado demasiado tiempo.

Welcome Mr. Gombrich.


viernes, 27 de julio de 2012

Encuentra tu grandeza



Hoy es un buen día para volver a escribir en el blog. Empiezan los JJ.OO. y qué mejor ocasión para comentar un anuncio, como no, de Nike. Y es que algo que a veces pensamos tan lejano a nosotros como la grandeza, se encuentra ahí mismo, escondida vete tú a saber dónde, pero esperando a que la dejemos salir. Así es, que le demos la oportunidad de mostrarse. Porque cada uno de nosotros tiene la posibilidad de buscarla. Sólo tenemos que estar convencidos de que la vamos a encontrar. No saldrá por arte de magia, pero nos esperará después de una buena dosis de trabajo, esfuerzo, pasión y ánimo. No hay que desfallecer en el intento, y lo mejor de todo es que mientras la buscamos con convencimiento, damos lo mejor de nosotros mismos. Sin esperar nada a cambio. Sólo para ser conscientes de que cuando lo intentamos, crecemos.

Y es que, a pesar de las dificultades, somos grandes atletas dentro de un estadio que se llama vida.

jueves, 12 de julio de 2012

¿Qué te pides a ti mismo?


Uno de nuestro principales problemas está relacionado con la falta de autoexigencia. Llevamos demasiado tiempo culpando a otros de nuestros males. Constantemente señalamos con el dedo a los demás, especialmente si son políticos o banqueros, como los ogros que guían nuestras vidas hacia el desastre. Por supuesto que tendrán buena parte de responsabilidad en lo que nos está pasando, pero creo que el verdadero problema está fuertemente arraigado en nuestra manera de ser, en nuestra identidad colectiva.
 
¿Cuántos de nosotros realmente tenemos vocación de servicio para con los demás? Creo que en demasiadas ocasiones vemos los problemas de los otros como algo que nos molesta, que no va con nosotros, algo de lo que no nos tenemos que preocupar. Estamos poco implicados, probablemente porque no somos capaces de dedicar el tiempo y el esfuerzo suficiente que conocernos a nosotros mismos requiere. Sin eso estamos perdidos. Sin conocernos a nosotros mismos seremos incapaces de dar a los demás aquello que tenemos la osadía de exigir que nos den.
 
Ahí reside la esencia de lo que somos como sociedad y de esos barros vienen estos lodos. Políticos, banqueros y cualquier conjunto de “enemigos del pueblo” que se nos venga a la cabeza, no han venido de ningún planeta exterior. Son parte de nuestra sociedad y salen de ella. Nosotros los elegimos y nosotros hemos permitido por acción u omisión que hagan lo que hacen y estemos donde estamos.
 
Sólo siendo una sociedad mejor evitaremos que nos sigan pasando estas cosas. Sólo siendo mejores personas conseguiremos una sociedad mejor. Sólo un mayor grado de autoexigencia nos permitirá ser mejores personas.
 
Que así sea.

miércoles, 27 de junio de 2012

¿Qué elijes?




Varias veces me ha venido a la cabeza estos días la expresión que leí en un libro de Murakami "el dolor es obligatorio, el sufrimiento es opcional". Es una frase sencilla y que como todo lo sencillo contiene mucha más información de la que aparenta.

Cuando algo que nos hace sufrir nos ocurre hemos de aceptarlo. Pero no sólo eso, hemos de aprender lo que eso que nos pasa nos enseña y sólo de nosotros depende la lectura que hagamos de lo que nos suceda. Evitar que ese dolor que nos ha de llevar al aprendizaje se transforme en sufrimiento depende de nuestra capacidad de interpretar lo que nos sucede. A lo largo de la vida siempre saldrán a saludarnos el dolor y el error y de nosotros dependerá hacer una lectura que nos permita ir desde el análisis al aprendizaje, para mejorar y no ahogarnos en el sufrimiento.

jueves, 21 de junio de 2012

Gracias


Hoy no hablaré de actitud, de esfuerzo, de ánimo, de ganas de hacer cosas, de determinación, de productividad o de cosas que se le parezcan.
 
Hoy me apetece hablar de sentimientos. Sentimientos que son de gratitud. Sólo me cabe agradecimiento para todos y cada uno de los que durante una buena pila de años han compartido su día a día conmigo. De todos y cada uno de ellos he aprendido algo. Con ellos he pasado buenos y malos momentos. Nos hemos reído y hemos llorado, hemos compartido casi de todo. Nos hemos enfadado (muy pocas veces) y nos hemos reconciliado. Hemos tenido la suerte de tenernos unos a otros. Hemos formado un equipo humano de los que sabes que es muy difícil volver a encontrar. No hemos sido perfectos, que duda cabe, pero hemos estado unidos. Este sentimiento de unión me ha hecho crecer. Sé que ahora soy mejor persona que antes. Y esto os lo debo a todos y cada uno de vosotros. Gracias por haber contribuido a hacer de mi parte de lo que soy.
 
Ahora toca que sigamos caminos diferentes, y de nosotros depende que por muy distintos que sean nuestros rumbos no dejemos de tenernos unos a otros.
 
Creo que hoy es un buen día para reconocer abiertamente mi agradecimiento más sincero. ¡Gracias de todo corazón!

martes, 12 de junio de 2012

Es algo más que una suma


Hace unos días la contra de La Vanguardia publicaba una entrevista en la que el entrevistado hacía la reflexión de que para que un mayor número de personas trabajase era necesario repartir el trabajo. Literalmente decía: "trabajar menos, trabajar todos". Esto me llevó a recordar la idea de que la economía no es un juego de suma cero. O dicho de otro manera, lo que uno gana no tiene que venir necesariamente de la misma pérdida de otro. E igualmente, la solución al problema del desempleo no pasa por repartir el trabajo. Esta conclusión es demasiado reduccionista y olvida consideraciones que hay que tener presentes.

Por ejemplo, ante un aumento de la productividad (hacer más con los mismos recursos) podemos pensar por la misma regla de tres, que se puede producir una disminución del empleo en la misma proporción, y esto no es así. Normalmente se produce el efecto contrario: un aumento de productividad lleva aparejado un aumento de los salarios (directa o indirectamente) que favorece el aumento del consumo y con ello el aumento del empleo.

Otro ejemplo de cómo algo tan sencillo como reducir la jornada laboral con un buen propósito puede tener un efecto contrario al deseado. Supongamos que me reducen la jornada laboral a la mitad, pero que el sueldo no se reduce en la misma proporción. Lo que se está consiguiendo es aumentar los costes laborales y con ello el coste del producto o servicio que mi empresa vende, lo que a su vez hará menos atractiva también la demanda de trabajo por parte de la empresa. Y a esto le podemos sumar el efecto que en el trabajador puede tener la reducción de la jornada laboral. No necesariamente hará un uso de la mayor disponibilidad de ocio que esto le pueda suponer, sino que puede buscar otro trabajo para complementar el primero, lo que sumado a lo anterior se traducirá en una menor disponibilidad de empleo para los nuevos trabajadores, es decir, justo el efecto contrario al buscado.

Esto son sólo dos ejemplos que ponen de manifiesto que los modelos económicos actuales son algo bastante más complejo que sumar y restar. Han de tener en cuenta un buen número de variables y la interacción entre ellas en el momento actual y en el futuro, y en consecuencia, hemos de ser más exigentes cuando buscamos explicaciones a una determinada cuestión. 

Y es aquí como casi siempre cuando la cosa se complica. Un mayor grado de exigencia implica más dedicación y tiempo para analizar las cosas. Algo que pocas veces estamos dispuestos a dar.

domingo, 3 de junio de 2012

Importancia y responsabilidad


La responsabilidad de ganar o perder un partido siempre recae sobre el que juega, pero hay una suma de elementos que contribuyen a hacer que el que compite, lo haga en las mejores condiciones posibles. Para Rafa Nadal, que tiene la responsabilidad de ganar, seguro que es de una gran importancia la persona que realiza el cordaje de sus raquetas, sin cuya colaboración sus triunfos serían más complicados.

Esto en más de una ocasión se olvida en muchos ámbitos y restamos (consciente o inconscientemente) importancia a las personas que realizan trabajos que quizás no tengan un elevado grado de responsabilidad, pero sin los que el éxito del conjunto sería poco probable. Y es aquí donde aparece el espíritu de grupo, el sentimiento de equipo. Sin algo tan aparentemente sencillo como reconocer la importancia del trabajo de los demás, de todas y cada una de las personas que participan en un proyecto, la consecución del objetivo puede ser menos probable. Sobre todo en lo que se refiere a su implicación en proyectos futuros.

Aceptar y reconocer que todo éxito es el resultado de un trabajo en equipo es determinante para garantizar la implicación futura de las personas que participan en ello. Algo que parece tan evidente, demasiadas veces cae en saco roto y se ve ahogado por una visión más individualista o clasista de lo que supone sacar un proyecto común adelante. Y para hacerlo común no cabe sino reconocer la importancia de cada una de las piezas que intervienen en él.

sábado, 26 de mayo de 2012

Jesús Ferré - ICONALAB

 
Jesús Ferré es ICONALAB, y en la mañana de hoy nos ha deleitado con una conferencia sobre las claves para construir tu marca personal. Ha sido una experiencia enriquecedora volver a comprobar cómo gente con ánimo y entusiasmo transmite de forma tan clara y entretenida sus ideas. 

Entre ellas:

El modo en que salir de nuestra zona de confort nos permite explorar nuevos espacios y acceder a ámbitos de nuestra creatividad que estaban por ahí dormidos, y que recuperamos cuando dedicamos un tiempo a pensar en cuáles son nuestras habilidades y capacidades y cómo sacarles el mejor provecho.

Este proceso nos lleva a reinventarnos, ser conocedores de nuestro verdadero potencial y dedicarle todo el esfuerzo necesario al proceso, con pleno convencimiento de lo que hacemos y que nos permite pasar a la ACCIÓN. La acción con mayúsculas. Porque es cuando realmente estamos convencidos de llevar adelante nuestra idea, cuando damos lo mejor de nosotros mismos para que el proyecto que queremos sacar adelante no quede sólo en el intento.

Y fruto del esfuerzo, la constancia, el trabajo duro, el ánimo, los errores (que los hay y nos enseñan), los momentos duros y la determinación, obtenemos aquello por lo que luchamos.

Por eso, a los que como Jesús Ferré, no se rinden y no desfallecen ante el desaliento, a los que luchan por sacar adelante un proyecto, una ilusión, a todos ellos, mis ánimos y mi apoyo.

Gracias Jesús por ser todo un ejemplo de esto.

Como dice la cita de una de las últimas diapositivas de tu charla, gracias por "hacer de los obstáculos escaleras para aquello que quieres conseguir".

miércoles, 23 de mayo de 2012

Comunicar


Hacer a otro partícipe de lo que uno tiene. Esta es la primera acepción que aparece en el RAE cuando consultamos el significado de comunicar. Comunicamos a cada instante. No sólo cuando hablamos. Comunicamos cuando andamos, cuando movemos las manos, con los gestos de la cara, con nuestra forma de vestir... No paramos de emitir mensajes. Lo que a menudo ocurre es que olvidamos esto, y en más de una ocasión descuidamos nuestra forma de transmitir mensajes: usamos un lenguaje poco cuidado, pensamos poco lo que decimos, nos movemos nerviosos, nos dejamos vencer por la inseguridad. O lo que es lo mismo, pasamos un mal rato cuando queremos transmitir alguna idea, y si hay más de dos personas delante, la cosa se complica aún más.

Seguro que todos tenemos en la cabeza ejemplos de personas que saben comunicar y alguno que otro más de personas que podrían mejorar sustancialmente su comunicación. ¿Han nacido los primeros tocados por la barita de algún hada madrina, y los segundos castigados por un dios malévolo? Casi seguro que no. Pero es muy posible que los primeros tengan algo que los segundos no tienen. La certeza de lo importante que es saber transmitir a los demás lo que uno tiene. Hacerles partícipes. Compartir con ellos. Cuando comunicamos bien atraemos la atención de los demás. Cuando fallamos, no captamos la atención ni de nuestra propia madre.

Comunicar = Compartir = Conectar = Humildad = Honestidad

sábado, 19 de mayo de 2012

La (NO)cultura de la queja


Hay que ver qué mal va todo. La culpa la tienen esa panda de políticos que sólo piensan en enriquecerse, se olvidan del bien común y sólo piensan en su propio beneficio. ¿Y los banqueros? ¡Ay, madre! De esos mejor ni hablamos. Menuda panda de sinvergüenzas, que han llevado al país a la ruina... y bla, bla, bla. Y si seguimos con los mercados... ¡qué barbaridad! No tengo muy claro lo que son o lo que dicen que son, pero son unos auténticos demonios. Y si sumamos a lo anterior al ogro de las farmacéuticas, ¿para qué queremos más? Todos los malvados del mundo, como si de un cómic se tratara, retratados en un sólo párrafo. 

¡Me canso! Es sólo un párrafo y acabo agotado después de escribirlo. ¿En qué espacio de la nube anterior estoy yo? ¿Dónde queda cada uno de nosotros en esa maraña de tópicos poco rigurosos? ¿Quién ve algún atisbo de solución en el párrafo anterior? ¿Dónde están las propuestas? ¿Dónde las alternativas? Yo no las veo. Y lo peor de todo es que tampoco las veo en las pancartas de las manifestaciones, ni en las declaraciones públicas de muchos, ni en las privadas de otros pocos. 

Es posible que esto suceda porque lo más cómodo es buscar siempre el enemigo fuera, como algo ajeno completamente a nosotros, único reducto de pureza y saber hacer. Lo difícil, lo que requiere más dosis de preparación, reflexión y esfuerzo, es analizar los problemas con mayor detenimiento, y con más sentido de la responsabilidad individual y colectiva. Lo demás son eslóganes que no nos llevan más allá.

El cambio empieza por uno mismo y requiere un elevado grado de autoexigencia. El resto, son excusas.

Como dijo Gandhi, "sé el cambio que quieras ver en el mundo": una forma activa de intentar mejorar las cosas.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Re-programarnos


Ahondo un poco más en la idea del optimismo. Creo que fue Serrat el que dijo hace un tiempo que lo importante no es lo que nos pasa, sino la lectura que de ello hacemos. Estoy muy de acuerdo con esta idea. Una buena forma de ayudarnos a nosotros mismos en determinados momentos es buscar lo que de positivo hay en una situación. ¿De qué me servirá? ¿Qué voy a aprender de esto? ¿En qué me puede mejorar? ¿Qué nuevas perspectivas me ofrece? Y todas aquellas preguntas que queramos añadir y que nos faciliten entender la situación y sacarle el máximo partido posible, o lo que para mi es lo mismo, obtener todas las enseñanzas posibles que me permitan crecer como persona.

Esto no es nada fácil, desde luego, y requiere una buena dosis de auto-exigencia. Pero como casi siempre, la alternativa más sencilla en estos casos, la queja, las excusas, el pensar que el mundo ve en nosotros un objetivo al que molestar... no es nada constructiva. Eso sí, nos puede servir para eludir responsabilidades y no hacer nada. 

Lo primero nos lleva a la acción, lo segundo al inmovilismo y a pensar que las riendas de nuestra vida son llevadas por otros.


domingo, 6 de mayo de 2012

Más que fútbol


Ayer fue el último partido de Pep delante de la afición del Camp Nou. Era emocionante ver cómo aficionados y jugadores agradecían al entrenador el esfuerzo y los resultados obtenidos en estas cuatro temporadas al frente del primer equipo.

Dejando de lado los motivos que expuso para justificar esta decisión y que no puedo sino respetar, me quedo con lo que durante estas cuatro temporadas he aprendido de un estilo que para mi es referente:

  • Que no hay que renunciar a un estilo propio para conseguir un objetivo.
  • Que los valores están por delante de los resultados. 
  • Que los éxitos pueden ir perfectamente de la mano del trabajo bien hecho, del respeto y la humildad.
  • Que el estilo reflexivo, sereno y sin aspavientos es mejor camino para conseguir objetivos.
  • Que es mucho más provechoso y enriquecedor buscar cómo mejorar en lugar de cómo buscar excusas.
  • Que no sólo basta con ser los mejores a nivel individual sino que el poder del colectivo con un objetivo común permite conseguir metas mayores.
  • Que de las derrotas se extraen también beneficiosas lecciones que nos preparan mejor para afrontar las victorias de mañana.
  • Que cuando todo esto no se olvida, son pocos los que pueden recriminar alguna cosa.


En sólo cuatro años Guardiola ha conseguido que la afición identifique como propio un proyecto deportivo que va más allá de conseguir títulos, y que no olvida que no sólo basta con ganar, sino que hay que aportar algo más, algo que nos ayude a ser un poco mejores y que veamos como propios los éxitos de un equipo que sin lugar a dudas, es más que un club. 

Por todo esto y algo más... ¡gràcies Pep!

lunes, 30 de abril de 2012

Atrévete

Recibir sólo inputs negativos sólo nos desanima. O al menos a mi me ocurre. Además en la mayor parte de las ocasiones los utilizamos como excusas para justificarnos a nosotros mismos ante el miedo a equivocarnos. Sin embargo si miramos a nuestro alrededor y más allá de los periódicos o las noticias de la TV, vemos que no sólo hay muestras de que todo va mal, sino que en la misma situación hay gente que se esfuerza por sacar adelante un proyecto o una idea. Ante unas circunstancias parecidas se puede optar por elegir caminos que nos llevan a resultados bien diferentes. Y somos nosotros los que elegidos dar un paso u otro. 

El siguiente vídeo (que aparece en el programa Singulars en el que entrevistan a Xavier Verdaguer) resumen muy bien esta idea: A veces es tan sencillo como atreverse.


sábado, 28 de abril de 2012

Sobre el optimismo

 
Hace unos días en una conversación surgió el tema del optimismo como valor absoluto. Para mi, más allá del debate filosófico que pueda haber detrás de esto, el optimismo es una herramienta. Es algo que reside en nuestro interior y que nos permite sobreponernos a las situaciones difíciles con esperanza y determinación, en el que las expectativas de que las cosas se solucionarán a pesar de todo ganan terreno al derrotismo y al desánimo.

Por supuesto que sólo pensar que los problemas se solucionaran no nos conduce a nada si esto no va acompañado de una dosis equivalente de trabajo, esfuerzo y determinación. Pero lo que subyace en el fondo de una actitud optimista frente a la adversidad es eso: el convencimiento firme de que vencemos a las adversidades y no sólo eso, sino que extraemos enseñanzas durante el proceso.

Así que sin subestimar la importancia de conocer la realidad que envuelve a una situación, de nosotros depende elegir las herramientas que vamos a usar para hacer que lo que ocurra, nos mejore y nos ayude a crecer como personas. 

Yo lo tengo claro, una de ellas es el optimismo.

" Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad. "
W. Churchill

" El optimista tiene siempre un proyecto; el pesimista, una excusa. " 

viernes, 6 de abril de 2012

¿Es esta la manera?


Dos artículos sirven como ejemplo para poner de manifiesto cómo a veces un objetivo claro como la reducción del déficit público puede tener un camino que a mi me parece del todo equivocado.

En el primero de ellos, César Molinas pone de manifiesto la incongruencia que supone no parar de llenarnos la boca con el cambio de modelo económico que necesita nuestro país, y acabar reduciendo un 25% (35% acumulado en los últimos tres años) el gasto en investigación y desarrollo. Cuando la clave para que este cambio de modelo se produzca pasa por el desarrollo del capital humano, parece que una vez más vamos por el camino equivocado.

El segundo, además de incidir en lo anterior, también señala el error que supone reducir en un 34% la partida destinada a formación profesional para el empleo, lo que contribuye a acrecentar las diferencias con el resto de países de nuestro entorno y lo que es peor, a perjudicar claramente a aquellos desempleados que más necesidad de reciclaje y formación tienen.

Ajustar el gasto a la situación real de nuestras finanzas es necesario, pero hacerlo a costa de factores que inciden directamente en nuestra competitividad futura y en nuestro capital humano es un claro error que nos aleja más de la senda de un nuevo modelo de crecimiento y que nos encasilla más en lo que de momento no hemos dejado de ser. 

En fin, sostenerla y no enmendarla.

jueves, 29 de marzo de 2012

42,195


Ha valido la pena. Después de tres meses de entrenamiento llegó el gran día. El pasado 25 de marzo completé en Barcelona mi primera maratón después de 3h49'53". Fueron casi cuatro horas llenas de emociones. Es difícil de explicar, pero durante la carrera hubo palabras de ánimo de gente desconocida, pancartas dirigidas a otros pero que convertía en mías, manos tendidas de niños que se afanaban en contactar con la tuya... tantas pequeñas cosas. Sólo pensar que estaba allí, corriendo mi primera maratón hacía que se me pusiesen los pelos de punta. Y tras terminar, comprobar que un amigo, con grandes dosis de amor propio, entusiasmo, pundonor, ánimo y tesón consiguió también su objetivo, fue el complemento perfecto a una mañana inolvidable. El abrazo en el que nos fundimos cuando nos encontramos después, sintetiza el reconocimiento mutuo tras alcanzar un objetivo común.

Gracias a todos los que me habéis ayudado de una u otra manera a conseguir hacer realidad lo que hasta hace pocos meses era un logro que quedaba muy lejos:

A Pili, por acompañarme incondicionalmente en este y otros caminos que llevamos recorriendo juntos desde hace once años, y cuyos pasteles (especialmente los deliciosos cupcakes) son parte de la receta del éxito.
A David por sus consejos y sus planes de entrenamiento que me han servido de base para comenzar la andadura.
A Emma, a Nelson, a mi hermano, a mi madre, por sus inyecciones de ánimo.
A Laura por sus divertidos carteles y por venir a apoyarme a Barcelona. A Dani por terminar un maratón sin apenas entrenamiento, un ejemplo de que la actitud es como mínimo, un 80% de la clave del éxito. A todos aquellos que me han dirigido en algún momento unas palabras de apoyo y ánimo.
A todos mis amigos, porque sé que a pesar de la distancia, han estado ahí.

A todos muchas gracias. Vuestro ánimo me ayudó a dar cada una de las zancadas de la primera de las muchas maratones que aún quedan por venir.

Gracias a todos.

jueves, 22 de marzo de 2012

Determinación

Después del anterior post, que ejemplificaba unas herramientas poco adecuadas si queremos salir adelante de una situación complicada, haré en este una referencia a una herramienta que si que puede ser verdaderamente útil para buscar soluciones. Y lo haré tomando prestado un vídeo que Laura dejó colgado en Facebook el otro día y por el que le doy las gracias:


DETERMINACIÓN. Recuperar las ganas de llevar adelante un proyecto. ¿Por qué no retomar la idea de que somos capaces de hacer cualquier cosa, como cuando éramos niños?

Porque mucho de lo que consideramos imposible, es fácil de superar.

martes, 20 de marzo de 2012

Vender frustración


Normalmente hago referencia a "El País", sobre todo en su sección de economía o negocios, por la calidad de la mayoría de sus artículos. Pero a veces me sorprende negativamente por secciones como "nimileuristas" que considero un claro ejemplo de cómo no han de afrontarse las situaciones difíciles, de cómo se encuentra rentabilidad a eso de vender frustración.

Por supuesto que en estos momentos, con una tasa de desempleo juvenil cercana al 50% y con trabajos que ofrecen remuneraciones bajas, la situación no es la que nos gustaría. Pero lo que me parece detestable de la sección en cuestión es el enfoque triste, descorazonador y victimista que hace. Estoy convencido de que hay mucha gente que cada mañana se levanta dispuesta a luchar, a plantar cara a los problemas y a buscar con ánimo y determinación soluciones y salidas al día a día. Con esfuerzo e ilusión como compañeros de viaje, tendremos más probabilidades de salir adelante. Si a esto le añadimos dosis de creatividad y buscamos formas para mejorar nuestro entorno, es posible que progresemos. Si nos dejamos llevar por el desánimo y el derrotismo, tendremos el partido perdido antes de salir al campo a disputarlo.

En uno de los artículos de la serie se menciona un dato para mi sintomático del espíritu poco luchador y acomodado que nos invade: el 56% de los jóvenes (de 16 a 30 años) encuestados en un estudio, prefiere un puesto de funcionario a un contrato indefinido en una empresa. ¿Qué pasaría si sólo la mitad de las personas que se preparan para una oposición, buscaran o crearan nuevas oportunidades de empleo? ¿Si el mismo esfuerzo no remunerado lo dedicasen a sacar adelante un sueño, un proyecto que les ilusione? ¿Por qué tiramos por el sumidero años de preparación y esfuerzo? Probablemente porque colectivamente pensamos que merece más la pena vivir tranquilamente que dedicar todos nuestros esfuerzos a luchar por un proyecto ilusionante. 

Demasiado capital humano desaprovechado. Un lujo que no nos podemos permitir.

sábado, 17 de marzo de 2012

Mentalidad: Pau Garcia-Milà



Este post empieza con un párrafo de un texto de "El desarrollo de la España contemporánea" de Gabriel Tortella y Clara Eugenia Núñez:

"(...) persistencia de las lacras heredadas del franquismo, que han resultado estar mucho más arraigadas en la sociedad española de lo que los críticos del franquismo creían. Estas lacras van desde un sector público ineficiente y una administración arcaica, hasta unos hábitos de pensamiento y conducta intervencionista, recelosos hacia los mecanismos de mercado y la lógica de la libre concurrencia. Curiosamente, estos hábitos de pensamiento y conducta se encuentran tanto entre los herederos políticos del franquismo como entre muchos de sus más acérrimos enemigos. Las conductas y políticas a que estos hábitos dan lugar ponen serias trabas al funcionamiento de la economía: fragmentan y distorsionan los mercados, en particular el de trabajo, fomentan el privilegio y el monopolio, penalizan las actividades competitivas y priman la ineficiencia, fomentan el fraude, la injusticia y la desigualdad. La consecuencia es un crecimiento económico lento, en ocasiones negativo, muy por debajo del potencial del país. La soñada meta de la media europea permanecerá, mientras las cosas sigan así, como un ideal inalcanzable".

Sigue con una breve reflexión:

No puedo estar más de acuerdo con un párrafo que sintetiza de forma certera uno de los principales frenos al desarrollo de nuestro país: una mentalidad propia de décadas pasadas y en virtud de la que confiamos demasiado nuestra acción a la intervención de un "Estado Providencia", mejor conocedor que nosotros mismos de nuestros intereses. Tenemos mucho camino por recorrer, y sin un cambio de actitud y una mayor confianza en nosotros mismos y nuestras posibilidades, poco podremos mejorar.

Y termina con (todo) un ejemplo:

Y como muestra, un botón: Pau Garcia-Milà. O como la actitud y las ganas de sacar adelante un proyecto, superan trabas.

domingo, 11 de marzo de 2012

Medio maratón en Cambrils


Una mañana de domingo en la que tienes la oportunidad de participar en una carrera popular, no es una mañana de fin de semana cualquiera. Unos minutos antes de la salida se respira un ambiente estupendo, lleno de gente dispuesta a dar lo mejor de si misma para afrontar su reto personal, terminar la carrera y vencerse a uno mismo en la lucha contra el crono, con la referencia del tiempo de la última carrera y con ganas de batirlo. Encontrarte bien conforme van pasando los kilómetros y saber que puedes apretar un poco más. El objetivo está cerca. No pueden decaer las fuerzas ni el ánimo. Tu cerebro, tu mente se concentra a cada zancada y hace que prevalezca tu fuerza de voluntad sobre tu condición física. Es tu mente la que corre, no tu cuerpo. En el último kilómetro sólo piensas en forzar el ritmo al máximo para terminar de arañar unos segundos al crono y poner el listón un poco más alto para la siguiente carrera. Ya está. Terminó por hoy. Mejor tiempo y ánimo renovado para afrontar el reto del próximo 25 de marzo. Sólo faltan dos semanas. Filípides me espera al final de la meta y sólo pienso en alcanzarlo.

Que así sea.

sábado, 10 de marzo de 2012

Un par de sugerencias


Tras unos cuantos días sin dejarme caer por el blog, aprovecho para recomendar una serie de artículos (7) que "El País" ha publicado de forma periódica durante varias semanas y que a través de la Historia Económica repasa las principales crisis que han afectado a nuestro país. Artículos que sirven para poder comprender la crisis actual desde una perspectiva temporal más amplia y que nos puede ayudar a extraer enseñanzas para afrontar el momento actual.

Un buen ejercicio para este fin de semana.

Y si con esto no tienes suficiente, la pasada semana comenzó una nueva serie en la que César Molinas explica a través de cuatro artículos cuáles son los elementos clave que las reformas emprendidas no deberían dejar de lado:

  • Las características de buena parte de nuestro empresariado.
  • Progreso e innovación y cómo ambos son aspectos poco potenciados en nuestra economía, y en consecuencia el escaso número de empresarios en nuestro país.
  • Maximizar oportunidades.
  • Economía del conocimiento y espíritu emprendedor.
Dos buenas opciones para intentar comprender un poco mejor cuáles son los males endémicos de nuestra sociedad: bon profit!!

domingo, 19 de febrero de 2012

Mr. Clint

Es sólo un anuncio, de acuerdo (el que Chrysler preparó para el descanso de la SuperBowl de este año). Pero el ánimo que transmite, el optimismo y las ganas de salir adelante, hacen que no pueda dejar pasar la oportunidad de ponerlo en el blog. Después de un buen rato para crear el archivo con los subtítulos y convertir vídeo y subtítulos en uno, no me queda más que colgarlo para que lo disfrutéis, espero que tanto como yo.

(Siento la baja calidad, pero blogger no da para más)

video

martes, 14 de febrero de 2012

Cuando nos dejamos llevar


Hace tiempo que la idea del "homo economicus" es sometida a revisión. Atrás quedan las espectativas racionales y la tendencia a pensar que siempre está presente nuestro lado racional en la toma de decisiones. 

Los comportamientos previos a las crisis son un claro ejemplo de ello. Nuestra condición humana hace que en más de una ocasión nos dejemos llevar por lo que hacen los demás. No hace demasiados años que pensábamos que el precio de la vivienda siempre iría al alza, y una especie de fiebre compradora y constructora se apoderó de todos nosotros. Pocos eran los que entonces se atrevían a advertirnos del peligro de la resaca que se avecinaba después de aquella borrachera. Y menos los que tenían esas advertencias en consideración.

Dejando a un lado otro tipo de consideraciones (crisis de la deuda subprime, contagios, desonfianza, estructuras productivas, crisis de deuda soberana...) es muy interesante no obviar cómo la condición humana tiende a olvidar rápidamente las enseñanzas que la historia nos deja escritas.

Esta crisis tiene su origen en aspectos no muy distintos a los existentes en pretéritas crisis financieras, pero es difícil tenerlo presente cuando actuamos bajo los efluvios de cualquier burbuja (y no precisamente de las de alcohol).

Seguro que esta vez no será diferente.

domingo, 12 de febrero de 2012

¿Por qué correr?


Hace unos días, mientras hablaba sobre correr, alguien me preguntaba si había ganado alguna carrera. Obviamente la respuesta fue no. Además es lo que menos me importa. No es algo que nunca haya pensado en hacer y no creo que nunca gane ninguna.

Algunas de las cosas que me motivan de correr:
  • Competir contra mi mismo
  • Disfrutar del ejercicio físico
  • Ponerme retos y objetivos
  • Autodisciplinarme
  • Mejorar
  • Divertirme
  • Poner mis ideas en orden
  • La sensación de satisfacción que queda después de un buen día de entrenamiento
  • La inyección de ánimo que experimentas cuando escuchas tu canción favorita en el ipod
  • Comprobar que la climatología ya no me preocupa para salir a correr...
Creo que no hay nada más satisfactorio que ser conscientes de que somos capaces de mejorar en lo que hacemos. Y el deporte es una faceta más donde experimentar nuestra capacidad de superación.

viernes, 10 de febrero de 2012

Una mirada al pasado...


"La incomprensión del presente nace inevitablemente de la ignorancia del pasado. Pero es un sinsentido agotarse uno mismo entendiendo el pasado si no conocemos nada del presente".

Marc Bloch

Esta frase del historiador francés me sirve para hacer referencia a una serie de artículos de historia económica de España, centrados en las lecciones de las más importantes crisis, que publica El País.

El de esta semana se trata de una época que para mi es un gran exponente de la estrechez de mente que a veces acompaña nuestras decisiones: la autarquía. No deja de asombrarme comprobar cómo cuando las cosas van mal, hay quien apuesta por aislarse. En lo económico este aislamiento se basa en políticas orientadas a cerrar el mercado a las exportaciones y en casos extremos intervenir directamente en los precios de los bienes favoreciendo la aparición de los mercados negros. 
En lo personal, a veces consideramos desacertadamente que nos bastamos sólos para salir adelante y que nuestras opiniones están por encima de la de los demás y que por ello, no merecen ser consideradas.

Nada más lejos de la realidad. Porque al igual que una economía abierta goza de mejor salud que otra que se cierra al exterior, siempre es positivo apoyarnos en otros para salir adelante y encontrar soluciones a los problemas. Ser más permeables, a pesar de los riesgos, nos hace más fuertes y mejor preparados para afrontar retos.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Dualidad en nuestro mercado laboral


Últimamente, y ante las deprimentes cifras de la EPA o del INEM, me viene a la cabeza nuestro mercado laboral como un claro ejemplo de segregación, con dos tipos de trabajadores: aquellos que disponen de un contrato laboral indefinido y aquellos que disponen de un contrato temporal y la diferencia de derechos entre unos y otros.
 
Cómo acabar con ello: con un tipo de contrato único indefinido, en el que la indemnización por despido al trabajador vaya creciendo de forma progresiva durante la vida laboral del empleado con un tope máximo a definir.
 
¿Veremos esta medida incluida dentro de la próxima reforma laboral?
 
Hagan sus apuestas!

Pincha aquí si quieres más información acerca de esta propuesta

domingo, 5 de febrero de 2012

Otra vez el corto plazo


Nos persigue como Freddy Krueger en la peor de nuestras pesadillas. No conseguimos deshacernos de su presencia acechante. Lo tenemos presente en más de una de nuestras decisiones. Tan es así que ni tan siquiera aquellos que se supone que nos lideran, consiguen evitar su influencia.

El pasado 27 de enero la EPA del 4º trimestre de 2011, volvía a poner de manifiesto el gran problema de nuestra sociedad: el desempleo. Pero como casi siempre, tras ser portada en los periódicos del día siguiente, parece que desaparece como por arte de magia. Pero lo más curioso es que también queda fuera de la agenda de los partidos políticos, que como casi siempre se dejan seducir por el corto plazo y no afrontan con sentido de la responsabilidad las ineludibles reformas estructurales que son necesarias en nuestro mercado laboral. 

Para aquellos que estéis interesados, dejo un link donde podéis dedicar un poco más de tiempo a conocer una visión acerca de las reformas necesarias:

http://www.fedeablogs.net/economia/?p=18179#more-18179

Que se pueden resumir:
  • Dejar de dar el peso que en la actualidad tienen las organizaciones sindicales y empresariales en las negociaciones colectivas, que tienen que dejar de prevalecer sobre los acuerdos en la empresa.
  • Acabar con la dualidad del mercado laboral (indefinidos / temporales), estableciendo una modalidad de contrato único y eliminando el amplio abanico de contratos temporales.
  • Diseñar políticas activas de empleo que realmente actuen como tales, principalmente incidiendo en la formación y reciclaje de las personas desempleadas e incentivar la búsqueda activa de empleo.


domingo, 29 de enero de 2012

Inflación


Son muchas las ocasiones en que ante problemas de déficit público y elevadas tasas de endeudamiento, la primera idea que nos puede venir a la cabeza es la de poner a funcionar la máquina de imprimir billetes de los bancos centrales. Cuando el aumento de la cantidad de dinero en circulación no se corresponde con un aumento real de la producción de bienes en una economía, el resultado es bien conocido: elevadas tasas de inflación.

La semana pasada, el programa de "Valor Afegit", emitió un documental que de forma muy didáctica repasa dos casos extremos de episodios de inflación y deflación ocurridos en la Alemania de entreguerras. Interesante para sacar conclusiones.

 

martes, 24 de enero de 2012

Más que un deportista

 
Hace unos días que La Vanguardia publicó un artículo que me llenó de emoción. Y lo hizo porque demostró que Abidal además de ser un ejemplo como deportista, también lo es como persona. De aquellas que saben distinguir lo trascendente de lo importante y que a partir de la experiencia propia, sirve de apoyo y modelo a otros que como él luchan por sobreponerse y vencer a la adversidad. 

Ha conseguido transmitir, no sólo en lo deportivo, valores como el espíritu de lucha, de superación, y el ánimo por seguir adelante dando la cara y luchando contra unas circunstancias nada favorables que lo han fortalecido y mejorado como persona.

sábado, 21 de enero de 2012

Resistencia al cambio


El cambio en singular o plural es fuente de inseguridades, incertudimbre e inestabilidad. A lo largo de la Historia son numerosos los ejemplos que nos muestran como este miedo al cambio se ha articulado para intentar conseguir que las cosas sigan siendo iguales, estables, conocidas y controladas, normalmente para favorecer equilibrio y mantener los privilegios. 

Los gremios en la Europa feudal son un claro ejemplo de ello. Aparecieron como agrupaciones artesanales dentro de un mismo oficio que dictaban normas de calidad, aprendizaje de la profesión, control de la producción, etc. Fueron reacios a las contrataciones de mano de obra campesina asalariada para la producción textil, ya que los consideraban competencia desleal, en los estadios iniciales de la protoindustrialización, y posteriormente se opusieron a la introducción de las innovaciones tecnológicas en los procesos productivos textiles (los famosos luditas). 

Particularmente siempre que pienso en los gremios me viene a la cabeza por asociación de ideas, las actuales organizaciones sindicales y empresariales de nuestro país, que más interesadas en sus cuotas de poder y con una falta de sentido de la responsabilidad increíble, no paran de demostrar día a día su falta de compromiso y de decisión a la hora de afrontar los problemas ESTRUCTURALES de nuestro mercado laboral.

También son habituales en las empresas las barreras a los cambios y pensar que el hecho de que algo haya funcionado bien en un momento determinado lo hace igual de bueno en circunstancias que pueden ser totalmente distintas, limitando la creatividad y la iniciativa de las personas que en ellas trabajan, con los problemas que de ello se derivan (malestar, desmotivación, desánimo...)

En definitiva, una resistencia y miedo al cambio que no hace mas que  acrecentar muchos de los problemas que con una correcta gestión de los inconvenientes que todo cambio puede acarrear, nos harían mucho más dinámicos.