martes, 6 de julio de 2010

EL REPTIL QUE NOS ACECHA

¿Qué pasa con nuestras emociones más básicas?


El miedo, el hambre, la sed de venganza, la combatividad, la lívido... en definitiva aquellos comportamientos que tienen que ver con nuestro espíritu de supervivencia.


Son sensaciones y emociones controladas por nuestra parte del cerebro más antigua y que le debemos a nuestros antepasados reptilianos.


En muchas ocasiones estas emociones básicas vencen a nuestra parte más racional y evolucionada: el neocórtex, que ocupa aproximadamente un 85% del tamaño de nuestro cerebro, y que sin embargo, en más ocasiones de las deseadas es derrotado por la parte más básica del cerebro.


Nuestro genio, creatividad, arte, capacidad de escritura, talento... residen en esta parte. En el de todos y cada uno de nosotros. Ahí está, esperando a que le demos rienda suelta, sin miedo. El miedo, escondido como una cámara de vigilancia en nuestro cerebro reptiliano muchas veces nos vence: no hagas eso, seguro que te saldrá mal. ¿De verdad quieres complicarte la vida ahora montando ese negocio, sacando adelante esa nueva idea que tanto te apasiona? Dichoso lagarto que nos vigila y acongoja.


Pero somos más fuertes que él. Debemos serlo. Apartemos de nuestros pensamientos al lagarto que llevamos dentro y dejemos que sea vencido por nuestra creatividad, nuestros ánimos de sacar adelante ese proyecto en el que estamos pensando, nuestras ganas de mejorar, de crecer.


¿Vas a dejar que venza tu lado reptiliano?

1 comentario:

  1. Que no me venza el reptil! Resistencia! V!!!!

    ResponderEliminar